EL TESORO PERDIDO.

En 2012 , uno de los primeros MINI fabricados se encontró alejado del mundo en un granero solitario en la parte norte de los Países Bajos. Poco tiempo después de su descubrimiento MINI se dio cuenta del potencial de este clásico y puso en marcha un ambicioso proyecto de ingeniería y restauración .

LA HISTORIA.

El MINI Austin 7 Classic blanco resultó ser uno de los 30 originales fabricados en 1959 en los Países Bajos y cuenta con algunas características únicas exclusivas. En total más de 4.000 de MINI fueron ensamblados en la fábrica de automóviles Molenaar en Amersfoort. Si bien muchas de las piezas se suministran directamente desde el Reino Unido, el tapizado interior de este Mini clásico fue producido localmente, y como dato curioso, se rellenaba con pelo de caballo. Como su primer dueño nunca se aventuró demasiado lejos de su provincia y su segundo mantuvo protegido este MINI en su establo durante la década de los 80, este modelo histórico ha permanecido intacto por suerte.

EL EQUIPO DE RESTAURACIÓN.

El equipo de restauración conformado por soldadores, ingenieros, pintores y mecanicos especialistas fueron seleccionados a partir de los 1.500 empleados de la fábrica automotriz local. Algunos de ellos tenían más de 30 años de experiencia en su campo para el proyecto, lo que aseguró que solamente las manos más calificados se encargaran de restaurar este preciado y especial MINI.

EL GRAN RESULTADO.

Este clásico fue cuidadosamente desarmado pieza por pieza, y después de su restauración se volvió a armar de forma artesanal. Siempre que fue posible, se utilizaron recambios totalmente originales de este modelo. Algunos componentes del MINI fueron reconstruidos a mano y otros, como el pequeño motor de cuatro cilindros y 34 CV y la caja de cambios, se revisaron y ajustaron. La comunidad MINI fue una parte muy valiosa de este equipo, ya que ayudaron a localizar las piezas más dificiles de encontrar para este clásico. También la pintura se restauró con el tono original Farina Grey de 1959. Después de esto, uno de los MINI más antiguos del mundo estaba como nuevo y listo para comenzar otra vida de aventuras.